Contenidos

Noticia

(2-0) Sábado de levantar pasiones

(2-0) Sábado de levantar pasiones

El Málaga cuaja un partido sobresaliente ante el Barcelona y gana en La Rosaleda con goles de Sandro y Jony

Empieza bien la semana grande de Málaga, aunque su anticipo ha sido la semana gigante del deporte malagueño. Si el miércoles se produjo un triunfo vital para los blanquiazules y la conquista del título de la Eurocup por parte del Unicaja, la continuación no ha podido ser más brillante. Porque este Sábado de Pasión ha sido para el equipo de La Rosaleda, que ha levantado pasiones y que ha dejado prácticamente lista la permanencia. 

Que levante la mano el causante. Has sido tú, Cautivo, confiésalo. ¿O es cosa tuya, Esperanza? ¿O ha sido la novia de Málaga quien dio estas fuerzas extra al equipo para lograr lo que nadie pensaba que podría pasar? Lo que está claro es que los Dolores quedaron atrás y que el Domingo de Ramos el Málaga estrena sonrisa y nueva vida.

Y eso que el Barcelona llegaba con el Mesías en sus filas dispuesto a amargar al Málaga la existencia. Pero parece que el fútbol nos quiere obligar a pensar en milagros. Bueno, disculpen, quizás no es justo hablar de lo divino cuando los humanos pusieron tanto de su parte para conseguir este 2-0 histórico y curativo.

El Málaga fue una máquina absolutamente acompasada, parecía que sabía qué iba a hacer el Barcelona en todo momento. Anulaba sus virtudes con una facilidad pasmosa. Pero no fue un plan como el de la primera vuelta, de aguantar, aguantar y aguantar. Míchel lo dispuso todo para no ser un sparring sino un rival con colmillos afilados. 

De hecho, las mejores ocasiones las puso el Málaga en todo el encuentro. Salvo dos intervenciones provindenciales de un Carlos Kameni que está de vuelta, y algún error de cálculo de los culés en el remate, lo mejor del partido fue blanquiazul. 

Aunque hay que detenerse en los goles, sencillamente espectaculares. No por cuestión de estética, sino de ética. El 1-0, lo materializó Sandro Ramírez después de pegarse una carrera de 40 metros. Pero el origen fue una recuperación gracias al entramado defensivo que nubló al Barcelona y a un pase de Juankar de delineante.

El 2-0 que supuso la sentencia fue de Jony, pero en realidad fue de Pablo Fornals. Don Pablo Fornals. Encarnó en su figura todo lo que fue el partido. Hizo de punto de apoyo para sus compañeros en defensa y ataque, dio todo lo que tenía y un poco más, derrochó energía y hambre. Y en esa jugada, que no fue la única que firmó pero sí la definitiva, robó un balón en el centro del campo en el minuto 90, condujo la acción y cuando todos pensábamos que tenía dos opciones, tirar o buscar a Charles, la puso atrás para que el asturiano escribiese fin. 

Hubo muchas jugadas importantes relacionadas con el árbitro, pero no cambian el guion del partido, propio de película de Hollywood. Se expulsó a Neymar, que se lo buscó bien buscado, lo que ocurre es que no está acostumbrado a que le pongan en su sitio cuando se olvida de ser el jugadorazo que es y se comporta como un macarra. Se anuló un gol legal a Peñaranda por fuera de juego que no existió y luego se equivocó Gil Manzano en un penalti a Sergi Roberto que acabó en falta al borde del área. 

Pero todo eso es parte del juego, del negocio, de la vidilla que se necesita para que el fútbol sea fútbol. Porque esto es cuestión de pasión, de mucha pasión.


Ficha técnica

Málaga CF: Kameni; Rosales, Luis Hernández, Diego Llorente, Ricca; Juan Carlos (Jony, m.82), Camacho, Recio, Fornals; Juanpi (Peñaranda, m.65) y Sandro (Charles, m.75).

FC Barcelona: Ter Stegen; Mascherano, Umtiti, Mathieu (Sergi Roberto, m.46), Jordi Alba; André Gomes (Alcácer, m.59), Busquets, Denis Suárez (Iniesta, m.46); Neymar, Luis Suárez y Messi.

Goles: 1-0, M.31: Sandro. 2-0, M.90: Jony.

Árbitro: Estrada Fernández (Colegio Extremeño). Expulsó a Neymar a los 64 minutos por doble amonestación. También enseñó tarjeta amarilla a los malaguistas Ricca (m.36), Recio (m.44), Peñaranda (m.68) y Juan Carlos (m.80), y a los barcelonistas Jordi Alba (m.7), Umtiti (m.32) y Mascherano (m.86).