Contenidos

Noticia

El Málaga se pone serio (1-0)

El Málaga se pone serio (1-0)

El conjunto de Míchel logra el primer triunfo de la pretemporada gracias al gol de Adrián González en el último suspiro tras un centro milimétrico de Alex Mula y jugará la final ante la UD Las Palmas

El equipo de Míchel compite y logra un triunfo de peso ante el Villarreal en las semifinales del Trofeo Carranza. Hoy lo ha podido demostrar no sólo de manera interna sino que ha mostrado a los aficionados de lo que este grupo puede hacer a lo largo del año.

Los malaguistas muestran sin duda la mejor imagen en lo que llevamos de pretemporada sobre todo en la parcela defensiva con Paul Baysse, Luis Hernández y Diego González como mariscales.  El técnico madrileño optó por alinear una línea de tres centrales en la retaguardia y sustentó a los malaguistas que apenas sufrieron peligro durante todo el encuentro. Optó por no contar de inicio con extremos para garantizar un poco más la posesión en la medular. La tuvo pero quizás lentamente y sin mucha verticalidad en la primera mitad.

Aún falta que carburar en esta faceta del juego puesto que en el primer periodo a la salida de balón le seguía faltando velocidad y no había proximidad entre los malaguistas. Demasiada distancia entre un futbolista y otro por lo que la asociación ofensiva era difícil de lograr. 

Tras la reanudación el partido se activó y gano vida tras una primera mitad demasiado tediosa. Los malaguistas generaron buenas oportunidades de peligro tras unas internadas de Juankar. Lejos de la zona defensiva, el madrileño es otro futbolista. Con espacios y con su punta de velocidad es donde más daño genera el malaguista. De sus botas llegó una buena internada que a punto estuvo de acabar en gol. Borja Bastón tras recibir el toque sutil de Juanpi no mató la pelota. Le faltó contundencia para ser un killer. 

Minutos después fue protagonista de otra acción de ataque del Málaga. El madrileño cayó dentro del área tras un penalti doble. Casualmente fue derribado por Miguelón y Semedo. Una falta clara. 

Adrián, protagonista de la noche, fallaría la pena máxima. Su lanzamiento, le faltó fuerza pero no colocación, fue atrapado por Andrés Fernández. Le marcó demasiado la zona a la que iba a ejecutar el disparo y le adivinó las intenciones. 

Como suele ser habitual en lo que llevamos de pretemporada, Míchel empezaría a no sólo cambiar jugadores sino la disposición táctica de los jugadores. El madrileño optó por un 4-1-4-1. Dio salida a Juanpi y Diego González y entraron Mula y Jony. El Málaga empezaba a jugar con jugadores puros de banda. 

El Villarreal se soltó la melena con la entrada Bakambu y tuvo una muy buena oportunidad tras una internada por banda derecha de Samu Castillejo en la que hizo trabajar a fondo a Roberto. Estuvo rápido y presto en el momento clave. 

Se aproximaba el final del partido y cuando ya se vislumbraba la tanda de penaltis llegó el gol del Málaga. Un tanto de Adrián que permitía redimirse del error de la pena máxima. La jugada además del madrileño tiene otro nombre propio: Mula. El canterano que ha mostrado la mejor imagen de la pretemporada en clave individual, esta noche en el Carranza lo ha vuelto a ratificar.  El centro es milimétrico. Le pone el balón en la testa a Adrián González que ejecutó a la perfección la asistencia del catalán. 

Los malaguistas con este triunfo espantan posibles miedos mentales y ratifican el cambio de imagen que requería un rival como el Villarreal. Los de Míchel son finalistas y querrán revalidar el título logrado la campaña pasada. El Málaga se ha puesto serio en el momento clave.