Contenidos

Noticia

El Málaga pierde y sigue sin carburar

El Málaga pierde y sigue sin carburar

Hasta el descanso pudimos ver a un Málaga ordenado, serio y con buen rigor táctico. Los malaguistas siguen con el problema a la hora de crear oportunidades de gol y ante su afición vuelve a perder otro partido más en pretemporada

El Málaga progresa lentamente pero sigue mostrando el mismo problema en la creación de juego. Es quizás lo más significativo, resultados aparte, en lo que llevamos de pretemporada. Sigue resultando alarmante y desquicia a los aficionados que aún no se haya ganado ni un partido en lo que llevamos de verano.  Más allá de eso, preocupa y mucho la falta de gol de los malaguistas. 

Antes de llegar al descanso pudimos ver a un Málaga serio, ordenado y que tácticamente se encuentra más rodado que a principios del verano. Tras la reanudación, los italianos se pusieron por delante gracias al tanto de Immobile. 

Al igual que la defensa con Paul Baysse y Luis Hernández parecen inamovibles, la pareja formada por Recio y Kuzmanovic, a día de hoy, es la preferida por el técnico madrileño. Defensivamente es la que más fuerza y contundencia puede dar pero en fase ofensiva todavía está a una velocidad baja. Requieren más comunicación y minutos juntos o al menos alterar una de las variables del binomio. Porque son dos jugadores con un rol o perfil similar y el equipo lo nota en la zona de creación. 

Hoy el puesto de enganche o mediapunta fue para Adrián. Se le vio aun perdido. Está lejos del nivel que ofreció en Eibar. Acabó ayudando a Recio en el doble pivote y tampoco le vimos la imagen esperada. 

Ni con el carrusel de cambios vimos un cambio radical en el juego. Ni tampoco en el dibujo. Si bien es cierto que la entrada de Juanpi generó algo más de profundidad a los de Míchel pero la circulacion sigue siendo lenta, previsible y todo concluye sin peligro en el momento decisivo. Le falta una mayor fluidez y verticalidad. 

Míchel tiene tiempo para engrasar la línea ofensiva. La falta de pegada preocupa pero ahora las derrotas solo duelen en el orgullo. La hoja de ruta de Arnau sigue abierta. Quedan dos incorporaciones. Debe acertar y tener tino para mejorar a este Málaga que sigue en fase experimental.