Contenidos

Noticia

Hundidos y rotos (0-2)

Hundidos y rotos (0-2)

El Málaga vuelve a caer derrotado en La Rosaleda en un encuentro en el que apenas puso oposición al FC Barcelona que se llevó de manera plácida los tres puntos gracias a los goles de Luis Suárez y de Coutinho. En-Nesyri e Iturra ofrecieron algo de garra y entrega fue lo único destacable junto a Roberto que tuvo más trabajo de lo normal porque enfrente tenía verdadera dinamita. 

Los malaguistas son ya un juguete roto y más tras la séptima derrota consecutiva de los blanquiazules. La cuestión del descenso ya es lo de menos.  Jugar ante este Málaga es un paseo militar para el rival. Lo peor es la caricatura de este equipo que acabó desquiciando a todos menos al rival que pasó por La Rosaleda sin despeinarse. La sensación de una nave a la deriva y que no se sabe que rumbo tomará en un futuro reciente.  

Del partido no hace falta hablar mucho más.  El gol inicial de Luis Suárez bastó a los de Valverde para dosificar esfuerzos.  Un desquiciado Samu García facilitó el trabajo a los culés que se fue al vestuario por una entrada dura sobre Jordi Alba.  Se quiso evitar la humillación  ante ese panorama y Coutinho puso el 0-2 y el final del partido. Lo de después ya era una sesión de entrenamiento. 

Hundidos ante este panorama, los aficionados ya no saben qué hacer ni decir de este equipo que ya está abocado a Segunda División.  Sólo lo despierta cánticos sobre la propiedad y hacia los jugadores. Eso sí, nada de mensaje cariñoso más bien lo contrario. Roto y perdido sigue José González que ni acierta el planteamiento inicial ni acierta con lo que mueve del banquillo. Ya suma su séptima derrota consecutiva. Diez jornadas para el final de este calvario, el final es claro. Jugar el año que viene en Segunda.