Contenidos

Noticia

El Ayuntamiento invita a beber agua del grifo

Según las analíticas realizadas por su laboratorio, la presencia de estas sustancias se ha reducido en un 75 %

A la imagen de los malagueños saliendo del supermercado cargados de garrafas de agua le queda dos telediarios. O eso pretende el Consistorio malagueño, que invita a la ciudadanía a beber agua del grifo una vez que, aseguran, se ha resuelto el problema de salinidad y la dureza de las aguas provenientes del embalse del Conde de Guadalhorce.
Así lo ha señalado el concejal del Área de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez. Y es que la empresa municipal de abastecimiento de agua de Málaga, Emasa, ha constatado una "mejora sensible" en la calidad del suministro, en lo que se refiere a su dureza y la concentración de compuestos minerales, especialmente magnesio y calcio.
Según las analíticas realizadas por su laboratorio, la presencia de estas sustancias se ha reducido en un 75 %, gracias principalmente a la Instalación de la Desaladora de Agua Salobre El Atabal, que entró en servicio en junio de 2005.
El edil del ramo ha puntualizado que aún se escucha que no se puede beber el agua del grifo por un supuesto mal sabor, cuestionando que algunas de las aguas minerales que se venden son de peor calidad que la que Emasa abastece por el grifo.
Así, los técnicos, tras las catas de agua, han concluido que no detectan en ningún caso un sabor anómalo, sólo la presencia de cloro. Los biólogos insisten en que en aquellos casos en los que el agua presente alteraciones de sabor, se pueda deber principalmente a la fontanería del domicilio o la comunidad en cuestión, o al aljibe, que, aseguran, debe ser limpiado anualmente.