Contenidos

Noticia

Un triunfo plácido (79-65)

Un triunfo plácido (79-65)

El Unicaja aplasta con facilidad al Estrella Roja en un partido que quedó roto en la primera mitad donde los de Plaza pusieron una velocidad de crucero con un gran acierto tanto ofensivo como defensivo. Imagen apática e indolente de los serbios que tiraron la toalla al descanso del partido.

Lo que parecía un viernes plácido en el Martín Carpena se convirtió en una noche con agonía pero con final feliz. Una alegría deportiva ya que el triunfo ante el Estrella Roja ha permitido al conjunto de Joan Plaza equilibrar las cuentas en la clasificación de la Euroliga con tres victorias y tres derrotas.  El primer cuarto parecía dejar muestras de lo que iba a ser el encuentro. (22-12) Un +10 para los malagueños que encontraron a un francotirados finés. Sasu Salin anotó 4 de 5 en triples. 

El segundo cuarto sirvió para que la fiesta reinara en el pabellón, los cajistas llegaron a vencer por +21 con un 39-18 tras un mate de Milosavljevic, y también para que Plaza ya le diera minutos a Alberto Díaz y Nedovic. El serbio dio un recital con cinco puntos consecutivos. Dos jugadas marca de la casa. Una penetración con excelente manejo y fundamentos y un posterior triple con paso atrás. Acabó el cuarto con 8 puntos y con la sensación que está más cerca de encontrar su mejor versión.  Dragan acompañó en segunda línea. Minutos de sacrificio y buenas opciones en ataque las que ofreció durante el cuarto el fichaje serbio. 

El tercer cuarto arrancó con un arrebato de los serbios que apretaron el marcador y en el que Unicaja salió atorrijado del vestuario.  Los de Belgrado recortaron distancias y se pasó de un 54-40 a un 54-48. En ese momento apareció el encargado de desatascar los enredos. El hombre soluciones. Nedovic. El serbio anotó siete puntos consecutivos y de nuevo se abrió brecha en el marcador. 17 puntos en su cuenta. Otra noche de las que guardar en su álbum particular como cajista. El cuarto acabó con un +13 (63-50) y con la sensación de que el Estrella Roja entregó la cuchara. 

Casi un cuarto completo con los famosos minutos de la basura ya que Unicaja hizo su trabajo. Defendió, anotó y mostró caracter cuando había que hacerlo. Este periodo sirvió para ver en pista a Musli. El serbio fue protagonista con cinco puntos. Lo demás fue secundario. Imprecisiones, pases al limbo y pérdidas de los serbios que se marchan con apenas un cuarto de competitividad. Sin tiempo para más Unicaja logra su segunda victoria consecutiva en Euroliga y espera logra el tercero ante Zalgiris este martes también en el Carpena