Contenidos

Noticia

Sin Suárez se perdió el combate (82-71)

Sin Suárez se perdió el combate (82-71)

El alero, el mejor en los malagueños junto a Nedovic, fue expulsado al inicio del último cuarto y los de Plaza no supieron reponerse a la ausencia del de Aranjuez. Los de Plaza dan la cara durante más de tres cuartos pero en el último tramo de encuentro el acierto de los helenos desniveló la balanza.

El Unicaja plantó cara y firmó un gran partido en el OAKA pese a caer ante el Panathinaikos (82-71) en la décima jornada de la Euroliga y cosechó así su sexta derrota consecutiva, tras un partido que se mantuvo muy igualado hasta el inicio del último cuarto, momento en el que los árbitros expulsaron a Carlos Suárez por una antideportiva y una técnica.

Los de Joan Plaza firmaron un buen encuentro en el pabellón griego. De hecho, a partir del segundo cuarto fueron mejores y llegaron al último parcial con sensaciones superiores a su rival gracias a un sensacional Nemanja Nedovic (16 puntos) y al exmadridista Suárez (14 puntos).

A falta de ocho minutos, la expulsión del alero y un parcial de 10-0 favorable a los griegos, que coincidió con la irrupción de Nikos Pappas (11 puntos en el último parcial), acabó con las esperanzas de los malagueños, que acabaron certificando su cuarta derrota consecutiva en la máxima competición continental.

En la primera mitad destacó la igualdad máxima entre los dos equipos con porcentajes iguales: 10 canastas de dos, tres triples y 17 rebotes. Los de Xavi Pascual fueron superiores en el primer parcial y, con el poderío interior de Gist, alcanzaron ventaja (16-11, min.8).

Nedovic, por su parte, que volvió tras su lesión, ejerció de líder en los malagueños junto al incombustible Carlos Suárez para poner a los suyos por delante en el marcador antes del descanso (32-35). En la reanudación, dos triples del serbio y Dani Díez ampliaron la renta de los de Joan Plaza hasta la máxima (34-41, min.22). En ese momento la irrupción de Calathes, con 11 puntos en el tercer parcial, volvió a empatar el partido con canastas fáciles ante la baja intensidad de los malagueños, y dejarlo todo para el último cuarto.

Con el duelo por decidir y con Unicaja por delante (57-58, min.31), los árbitros eliminaron a Carlos Suárez (14 puntos con máxima efectividad y 19 de valoración), el mejor malagueño, por una antideportiva y una técnica. En ese instante cambió el partido. Un parcial de 10-0, liderado por Pappas, acabó con las esperanzas de Unicaja, que sumó su sexta derrota consecutiva (cuarta en Euroliga) pese a plantar hasta la expulsión del exmadridista.