Contenidos

Noticia

Weligton dice adiós entre lágrimas

Weligton dice adiós entre lágrimas

El brasileño anuncia su retirada en una emotiva despedida en La Rosaleda rodeado de amigos y compañeros

Se va Weligton. Se va un cacho de historia del Málaga, se va un gran capitán y un mejor compañero. Admirado como pocos, con una trayectoria impecable, con un legado difícil de superar. De Segunda a la Champions. 285 partidos oficiales, casi 25.000 minutos. Sangre, sudor y lágrimas de un futbolista irrepetible.

Muy pronto, casi nada más empezar a hablar, llegaron las primeras lágrimas: "Ha llegado el momento que todos no creemos que va a llegar. Te pasan los años volando y te depara un final de carrera que afortunadamente ha sido victoriosa. Quiero empezar hablando de mis padres, los principales responsables de que esté aquí hoy, dieron todo de sí para que fuera un hombre digno, honrado y luchador. Pasaron hambre pero no me dejaron que me faltara nada. No están aquí pero seguramente están felices por verme triunfar".

Recordó su llegada y el flechazo que tuvo con Málaga: "Hasta que el día que llegué al club, mi intención fue salir de Suiza, no venir a Málaga. Cuando mi representante me dijo que venía a España, ni siquiera miré la ciudad y el club. Cuando aterricé, no sé por qué, algo me dijo que ésta era mi casa. Pasaron 10 años de muchas alegrías, de muchos triunfos. Creo que he crecido con el club, de la mano de él. Espero que seáis capaces de llevar al club a lo más alto, la ciudad lo merece. Gracias a todos los trabajados que me aguantaron. A vosotros, periodistas, que me ayudasteis con vuestras críticas, constructivas o destructivas, que también sirven. Gracias a vosotros. A todos los cuerpos técnicos, al cuerpo médico, los Pichitas. Pedir disculpas por si en algún momento hice o dije algo que molestó".

El brasileño prosiguió como pudo: "Fue muy difícil nacer de un pueblo, una granja y triunfar entre los grandes. Nunca imaginé ser profesional, llegar a un club como el Málaga. No jugué con una selección, no logré un título, pero sí que soy un vencedor y he conquistado muchas cosas. He competido contra grandes jugadores y clubes y pude compartir vestuario con gente como Demichelis, que ha sido un  grande. Compartí vestuario con gente que vi por la tele".

"A Al-Thani, gracias por haber hecho un Málaga grande. A Arnau, a los compañeros, a los técnicos, que pongáis al club en lo más alto posible, que estemos entre los grandes de Europa. Y gracias a la afición, que me trató muy bien, me dio cariño. Os quiero muchísimo y nuestras vidas se cruzarán en un camino más adelante. No sé si pronto o más tarde volveré a esta casa", sentenció.

La dedicatoria a su mujer.

Al poco de empezar, Weligton pidió a su esposa y sus dos hijas que le acompañasen delante de las cámaras. Tenía algo importante que decir: "Para seguir me gustaría que subieran mi mujer y mis hijas, estuvieron a mi lado en momentos buenos y malos. Siempre dijeron que tras un gran hombre había una gran mujer. Y en este caso es verdad. Dejó su profesión, su carrera, sus sueños, para seguirme. Dejó su vida para vivir la mía. Pasamos muchos momentos difíciles, me ha ayudado, incentivándome. Quiero dedicarme  a vivir tus sueños, tu vida, vivir al tu lado y al lado de mis hijas".