Corte de digestión en pleno VAR (1-2)

Corte de digestión en pleno VAR (1-2)

El Málaga cae ante el Leganés pese a firmar un aceptable encuentro en líneas generales, pero los errores individuales vuelven a condenar al equipo blanquiazul. Juande acaparó los focos del choque ya que anotó en propia meta el primer tanto a favor del equipo pepinero, puso las tablas para los blanquiazules de un gran testarazo y cometió el polémico penalti que acabó transformando Sabin Merino.

No le vino bien este horario propio del almuerzo al equipo malaguista que acabó con una indigestión en forma de derrota. El equipo de Pellicer cayó víctima de sus propios errores y también de una acción polémica que revisó el VAR. No fue un encuentro vistoso ni repleto de oportunidades pero ambos equipos no hicieron grandes alardes para acabar llevándose los tres puntos. Es de todos sabidos que cuando hay factores de suerte, arbitrajes e imprecisiones, últimamente el Málaga tiene un máster en esta particular Ley de Murphy.

Antes de llegar a este final en derrota, el Málaga volvió a mostrarse vulnerable. Ya ha perdido la fortaleza del pasado. Es un nuevo conjunto que recibe oportunidades con bastante facilidad y que en demasiadas ocasiones acaba en gol. Ofensivamente tampoco estuvo el equipo demasiado fino y a una guerra como lo es la Segunda División hacen falta más actores secundarios. Secundarios porque Yanis y Chavarría sí muestran galones para acometer cada domingo cualquier batalla. Eso sí, necesitan refuerzos. Solos en plena verdad. 

Enfrente estaba el Leganés quizás el menos 'favorito' de los favoritos pero es otro buque insignia de la categoría. Espanyol y Mallorca ya zarandearon al Málaga y en esta ocasión el equipo pepinero se llevó un triunfo no con tanta supremacía y más bien con oficio y algo de fortuna tecnológica. 

Rubén Pardo filtró un gran pase a Bustinza que se descolgó, luego llegó la carambola entre Juan Soriano y Juande. El balón entró llorando tras impactar en el defensa blanquiazul. Él no quería. Ya en la segunda parte, Manolo Sánchez con Pellicer movieron hilos y reajustaron más el equipo. Juande ponía el 1-1 en el marcador en un gran remate de cabeza. El argelino volvió a dar una asistencia milimétrica y arrancaba un nuevo partido para ambos equipos. 

Se estiró el Málaga que quería más pero recibió el mazazo. Un penalti sobre Arnáiz y que Sabin Merino anotó pese a la estirada de Juan Soriano. El colegiado lo revisó vía VAR y consideró que el impacto de Juande, pese a tener la posición ganada frente al delantero, era suficiente para decretar la pena máxima. Era el 1-2 y tocaba tirar casi de épica. 

El Málaga apuró todas sus opciones: doble cambio ofensivo con Julio y Joaquín, minutos para Cristián. y hasta entró Orlando Sa. Como nota negativa, Ramón se tuvo que marchar lesionado. Sin apenas peligro, el Leganés optó por blindarse. Activó el candado, controló el otro fútbol y tiró de oficio de experiencia. Básicamente su objetivo era arañar segundos al cronómetro y lo hizo.

Una derrota que hace pupa en lo psicológico porque se van tres puntos de La Rosaleda casi sin querer, como siguen produciéndose sin querer los errores propios que deslucen el esfuerzo titánico del equipo más 'tieso' del fútbol español.  

FICHA TÉCNICA:

MÁLAGA CF (Manolo Sánchez): Juan Soriano; Ale Benítez (Orlando Sá, 81′), Juande (Joaquín Muñoz, 74′), Lombán, Escassi, Calero; Luis Muñoz, Ramón (Cristian Rodríguez, 81′); Jairo (Julio, 74′), Yanis, Chavarría

CD LEGANÉS (Pep Martí): Cuéllar; Bustinza, Tarín, Ignasi Miquel, Javi Hdez.; Luis Perea, Rubén Pardo; Sergi Palencia (Miguel, 90+2′), K. Bua (Rosales, 86′), Jose Arnáiz (Borja Bastón, 74′); Sabin Merino (Eraso, 74′)

GOLES: 0-1 (Juande en propia puerta, 33′); 1-1 (Juande, 63′); 1-2 (Sabin Merino (P), 71′)

AMONESTACIONES: Luis Perea (tarjeta amarilla, 20′); Luis Muñoz (tarjeta amarilla, 25′); Bustinza (tarjeta amarilla, 44′); Juande (tarjeta amarilla, 70′); Rosales (tarjeta amarilla, 86′)

ÁRBITRO: De la Fuente Ramos, del colegio castellano-leonés