Contenidos

Noticia

Autorizan al Obispado a retirar el mosaico de Invader de la fachada del Episcopal

Autorizan al Obispado a retirar el mosaico de Invader de la fachada del Episcopal

El mosaico, que será retirado por un restaurador, fue adherido al edificio sin autorización del titular del inmueble

La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico ha emitido este miércoles un informe favorable a la autorización solicitada por el Obispado de Málaga para la retirada de un mosaico del artista francés Invader adherido en la fachada del Palacio Episcopal en calle Santa María, edificio catalogado como Bien de Interés Cultural.

La Comisión, reunida bajo la presidencia de la delegada de Cultura, Carmen Casero, ha analizado la petición del Obispado, que adjuntaba una propuesta técnica de retirada redactada por el arquitecto técnico Pablo Pastor Vega.

La intervención, que ha recibido el informe favorable de Comisión provincial, consiste en la retirada del mosaico por un restaurador y detalla las medidas de protección y conservación a efectuar tanto del mosaico como de la fachada.

Así, se numerarán las piezas que conforman el mosaico, se protegerán mediante engasado, la retirada se realizará mediante corte del mortero que une cada elemento de gresite al muro, embalaje de la pieza con las protecciones necesarias para su traslado y almacenamiento y reparación de los desperfectos que puedan quedar en el revestimiento original, igualándolo con el existente mediante base de mortero de cal, capa de mortero marmorino y pintura mineral al silicato.

El mosaico, que fue adherido al Palacio Episcopal sin autorización del titular del inmueble, representa una mujer vestida con traje de flamenca, han recordado desde la Junta de Andalucía en un comunicado.
 

PASEO MARÍTIMO CIUDAD DE MELILLA


Por otra parte, la Comisión de Patrimonio Histórico ha acordado también la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, del portal comunitario de accesos del edificio ubicado en el Paseo marítimo Ciudad de Melilla número 23 de la capital malagueña, obra del arquitecto Antonio Lamela.

Tras estudiar el expediente presentado a la Comisión, se ha considerado que en el portal concurren valores patrimoniales de naturaleza histórica, arquitectónica, urbanística y tipológica que justifican la necesidad de su protección.

El informe incluido en el expediente señala que el edificio, construido entre 1967-1971 y enmarcado en los postulados del Movimiento Moderno, es depositario de "una arquitectura culta, a caballo entre la sencillez del racionalismo y un refinamiento plástico inusual en ese período".

El portal, añade, "constituye un ejemplar único, en el que se consiguen unos espacios de gran calidad arquitectónica y ambiental, caracterizados por la diafanidad, el tratamiento envolvente de los paramentos mediante módulos de material cerámico, mobiliario integrado, empleo de la madera en color natural e interesantes juegos de iluminación directa-indirecta".

La protección del portal había sido solicitada por diversas personas y colectivos, frente a un proyecto de reforma promovido por la comunidad de propietarios del edificio, que planteaba la alteración de las características morfológicas y compositivas del portal y la zona comunitaria de accesos.

Entre estos colectivos se encuentran el Colegio de Arquitectos de Málaga, la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, la Real Academia de Antequera, la Asociación de Estudios Urbanísticos y Territoriales, la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid y la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Málaga, entre otros.