Contenidos

Noticia

El Unicaja progresa y recupera la senda del triunfo lejos del Carpena (72-80)

El Unicaja progresa y recupera la senda del triunfo lejos del Carpena (72-80)

En un partido en el que el equipo malagueño se tuvo que poner el mono de trabajo, los de Luis Casimiro vencen a un correoso Movistar Estudiantes que sólo se dejó llevar en los últimos dos minutos finales. Los colegiales por su parte se anotan la séptima derrota en lo últimos ocho partidos disputados y se complican cada vez más la permanencia en la Liga Endesa.

Los nervios por la mala clasificación del equipo pasaron factura al Movistar Estudiantes en el inicio del partido, 2-8 (m.2), con Shayne Wittington, autor de los primeros 7 puntos colegiales, y Kyle Wiltjer, que firmó 10 de los primeros 15 puntos del Unicaja, como protagonistas.

Los madrileños parecieron enfrentarse al Unicaja y a sí mismos, pero a trompicones, a fuerza de voluntad no le volvieron la cara al partido y con un triple de Gian Clavell seguido de una contra culminada por Edgar Vicedo se pusieron por delante en el marcador por primera vez, 19-17 (m.7.10). Al final del primer acto, empate a 21.

Estudiantes no mejoró en exceso en defensa, pero por lo menos le puso voluntad y eso fue suficiente para mantener el partido igualado. Encontró a Ludde Hakanson en el segundo cuarto como principal arma ofensiva y a él se aferró.

Brian Roberts y Mathias Lessort fueron los que llevaron la voz cantante en la ofensiva andaluza, que ante la falta de objetivos claros -ya no puede jugar la Euroliga la próxima temporada al no haber plazas para la Liga Endesa- pareció poco enfocado y con un rendimiento muy intermitente.

No hubo grandes diferencias en el marcador salvo el 23-28 (m.11.25) inicial. Estudiantes consiguió ponerse arriba, 36-33 (m.15.20) pero todo acabó igualado a la hora de que los equipos enfilasen el vestuario en el descanso, 40-42.

Wiltjer y Jaime Fernández, con sendos triples, abrieron el marcador en el tercer cuarto, mientras que Víctor Arteaga, con tres canastas bajo el aro consecutiva, mantuvo a los colegiales en el marcador, 46-50 (m.22.30).

Clavell, con 1-8 en triples a estas alturas de partido, siguió desperdiciando munición y Unicaja comenzó a poner tierra de por medio en el marcador, 46-59 (m.25.15), entre las protestas de la grada por la pobre actuación de su equipo.

Con todas las alarmas encendidas, Estudiantes tiró de corazón y aunque pareció misión imposible encontrar puntos en su desorganizado ataque, dos triples seguidos de Omar Cook y Hakanson devolvieron la fe a los colegiales que cerraron el tercer cuarto con la puerta de la esperanza todavía abierta, 58-61, tras un parcial de 12-2.

Sasu Salin acabó con la sequía anotadora que pareció haberse instalado en las filas malagueñas, con un triple frontal, y volvió a abrir la espita de las diferencias malagueñas en el inicio del cuarto definitivo 58-68 (m.32.15).

Estudiantes entró en crisis de nuevo y se pasó los primeros 4.30 minutos sin anotar, hasta que Wittington lo hizo para establecer el 60-70. El pívot colegial fue el único acertado en ataque en un partido aciago para el equipo madrileño.

Giorgi Shermadini comenzó a mandar bajo los aros y fue el golpe de gracia para un Estudiantes voluntarioso, pero nada más. Los colegiales se pegaron un nuevo tiro en el pie, 72-80 mientras que el cuadro malagueño rompe el gafe lejos del Carpena ya que no habían ganado en 2019 a domicilio.