Cae en Málaga una red de sicarios implicada en diez asesinatos

Cae en Málaga una red de sicarios implicada en diez asesinatos

La investigación comenzó tras un homicidio cometido en Marbella en mes de enero del pasado 2019

Agentes de la Policía Nacional y de la Policía de Ámsterdam (Holanda), en una operación conjunta, han desarticulado una de las organizaciones de sicarios más activas de Europa, implicada presuntamente en la comisión de diez asesinatos. Han sido detenidas seis personas -cuatro en España y dos en Holanda-, logrando esclarecer el homicidio de un empresario cometido el pasado mes de enero del 2019 en Marbella. Todos los arrestados han ingresado en prisión.

Los policías detuvieron a cuatro de ellos cuando se desplazaban desde los Países Bajos hasta España para cometer un nuevo "encargo", siendo intervenida una pistola semiautomática con un silenciador y diversa munición.

La investigación comenzó tras un homicidio cometido en Marbella en mes de enero del pasado 2019. Un empresario de esa localidad era tiroteado en el interior de su vehículo por dos individuos encapuchados cuando se disponía a acceder a su garaje.

Según ha explicado la Policía Nacional, de forma inmediata se pusieron en marcha las gestiones para esclarecer los hechos. Tras una meticulosa y exhaustiva investigación, que ha durado más de un año, los agentes lograron identificar a los miembros del grupo delictivo, a pesar de tratarse de una organización "muy profesional" cuyos miembros empleaban teléfonos móviles encriptados en sus comunicaciones.

Han especificado que la colaboración con la policía holandesa permitió identificar a los integrantes de la organización de sicarios que principalmente operaban en los Países Bajos, si bien disponían de la estructura necesaria para desplazarse a cualquier país. Los agentes constataron que los investigados trabajaban "a sueldo" de diferentes organizaciones criminales, que acudían a ellos para que saldaran cuentas pendientes con miembros de otros grupos con los que se encontraban enemistados, bien por una "lucha de poder" o bien como consecuencia de contiendas generadas por operaciones ilícitas.
 

Un nuevo encargo en España




La Policía Nacional ha explicado en un comunicado que durante la investigación, concretamente a finales del pasado mes de febrero, los agentes tuvieron conocimiento de que cuatro miembros de la red de sicarios estaban planificando un nuevo "encargo", cuyo objetivo se encontraba en España.

Por ello se puso en marcha un amplio dispositivo para frustrar esa nueva acción criminal y, pocos días después, cuatro de ellos eran localizados y detenidos cuando entraban en territorio español a bordo de un vehículo.

Han precisado que debido a su peligrosidad fue necesaria la intervención del Grupo Especial de Operaciones, interviniendo un arma semiautomática con silenciador y munición que escondían en una "caleta" del turismo.

De forma paralela, la policía holandesa realizó dos detenciones más y varios registros en los domicilios de los investigados en los Países Bajos, dando por desarticulada completamente la estructura criminal.

La Policía Nacional ha incidido en que la organización desmantelada es una de las más activas de Europa implicada, presuntamente, en un total de diez asesinatos, destacando que gracias a la rápida actuación policial, y a la estrecha colaboración y coordinación con la policía holandesa, los agentes de la Policía Nacional evitaron la comisión de un nuevo crimen en España.