Contenidos

Noticia

La noche de todas las noches

La noche de todas las noches

La cuarta semifinal siempre tiene dos caras. La desatada alegría y la tristeza de la desilusión. El jurado daba su segundo fallo. La RAE admite dos acepciones al verbo transitivo FALLAR. Una es tomar una decisión por parte de un tribunal, un jurado u otra autoridad. La otra es tener (una cosa) un error o estar equivocada. La primera definición se ajusta a la responsabilidad que tienen los diez vocales, cinco por modalidad, de ir pasando grupos a las siguientes fases y otorgar los diferentes premios en la noche de la Gran Final

Siempre, pero siempre, los afortunados finalistas se acogen a esta definición. Los que se quedan en el camino siempre piensan en la segunda. Errar es humano y como tal, nos equivocamos. Esto se trata de ser objetivo. De anotar en un acta lo que más y lo que menos te gusta. Nunca creí en las manos negras en esto de los fallos. Se trata de ir acumulando puntuaciones  y,  en la noche de todas las noches, poner juntos  los sumandos  trazando  una raya final  que calcule los resultados definitivos.

Los cinco primeros que obtengan mayor puntuación serán los afortunados en pisar las tablas por tercera vez. No hay más. Las quinielas no son infalibles y siempre se nos queda alguna de nuestras favoritas  por el camino. No consuela eso de “nos vemos por las calles”. Hasta que el pregonero dice “¡VIVA MÁLAGA Y SU CARNAVA!”. Entonces se desata la alegría. Los grupos, finalistas o no, sueltan sus repertorios al auditorio más agradecido. En las cabezas pensantes de los autores ya ronda la idea del año que viene.

El veneno desaparece y todo se transforma en un gran abrazo colectivo. ¿Están todas las que son o son todas las que están? Probablemente no. O seguramente sí. Esto no deja de ser cuestión de gustos. A los diez que deciden les han gustado estas. Todo lo demás es puro teatro.

Murga infantil: Nos fuimos de campamento y nuestros padres locos de contentos





Repertorio en semifinales: Llegaban estos niños de campamento para alegrar  la entrada de esta noche de nervios y tensión adulta. Pa comérselos con papas. Sus disfraces improvisados valen mucho más que cualquiera de los elaborados por el mejor artesano. Llevan algo que jamás ninguna costurera despiadada podría incluirles: LA SONRISA grabada a fuego y las ganas de divertirse haciendo carnaval. Su presentación revoltosa, un pasodoble invitándonos a que abramos los sentidos porque ellos traen la alegría de febrero, un cuplé político en el que indican que los mejores diccionarios son los ITER SOPENA (guiño, guiño) y su majestuoso popurrí fue su repertorio. Hoy podremos disfrutarlos de nuevo en la Gala Infantil. Su noche. Su Gala. Gracias a todos y cada uno que llevan a cabo esta locura. Muchos genes carnavaleros ahí metidos. Si se hacen las cosas en condiciones, podremos afirmar que tenemos el futuro asegurado. Diez unánime del jurado y mi frase definitiva: ¡VIVA LA CANTERA!
 

Murga: Ya está aquí el nublao





Repertorio en semifinales:
La murga de San Andrés abría el concurso. Unas yayas que deciden vivir la vida y apuntarse a todos los puentes que organiza su Asociación. Sus pasodobles fueron dedicados a esta casa, pidiendo un hueco en el palco para ver la Final y  a las lindezas que tiene Sevilla. Poca letra en esta pieza, entonando la melodía con la boca cerrada para hacernos ver que no les gusta nada de la capital hispalense. Los cuplés a esos relojes inteligentes que te lo chivan todo, hasta lo que no interesa y un apoyo incondicional a la murguita de Alberto y Crespi tras el desagradable episodio de la costurera. El jurado decidió más tarde que volvieran a hacer el petate para acudir a la Final. Felicidades.
 

Comparsa: Los perdidos


 

Repertorio en semifinales: Estos piratas algecireños que han perdido el rumbo en la vida se quedaron a las puertas de lograr el pase definitivo. Una muy buena comparsa que sigue dando pasos agigantados. Ay,  si llegan a traer algo a Málaga… Sus pasodobles tuvieron a la mujer como foco temático. El primero, a Manuela. Manuela puede ser cualquiera de esas abuelas que, tras sacar su casa para adelante, ahora batalla con sus nietos para que sus hijos puedan conciliar. Buen enfoque. El segundo, al  respeto que hay que guardarle a la mujer. Los cuplés,  a los robots que limpian la casa y a una exhumación del dictador peculiar, donde la izquierda hace lo imposible para trabajar poco. Estribillazo. Me da la sensación de que esta gente ha tocado la Final con la yema de sus dedos. Lo han tenido en su mano. Gran concurso el que han hecho.


 

Murga: La murga del futuro





Repertorio en semifinales: Ya dije en su anterior evaluación que el futuro ya no estaba. Son presente. Y qué presente. Una murga que va a optar a todo en próximas ediciones. Han cambiado su humor. Su forma de hacer. Francis ha retocado y ecualizado para que suene a gloria. Y anoche lo bordaron. El teatro ya estaba volcado con ellos antes de la aparición por sorpresa de Pepe León, el momentazo del concurso. Pasodobles cuidados.  A la figura materna que, aunque ya peines canas, te considerará su niño y a otra figura. La de Don Antonio García Lara, un friki del carnaval malagueño que recogió este homenaje con un Cervantes totalmente en pie. En los cuplés se decantaron por la política nacional en el primero, rematado con Chabelita y a un personaje que los persigue por la calle (aparece un Canelo muy especial)  siendo de nuevo García Lara el protagonista del final. Buena tanda. El popu ya se consideró desde aquí pero la guinda final se puso cuando Canelo se desenmascaró y apareció el progenitor de los autores, con un teatro que bien se podría considerar como manicomio. Locura total.
 




El jurado los dejó a las puertas de su primera Final. Es una victoria amarga y dulce a la par pues ya están en boca de todo el mundo. Los premios de consolación no se lucen en las vitrinas pero sí en el alma.  Enhorabuena y a seguir esta senda que tanto ha gustado.

Comparsa: Duérmete niña





Repertorio en semifinales: Volvía la hipnosis para presentar batalla. La comparsa de Manu y Pino ha conseguido en tiempo récord aunar un conjunto vocal y musical que los mantenía en la pomada en la noche de ayer. Esfuerzo encomiable y cargado de juventud.  En su repertorio de pasodobles destacó el segundo. Un gigantesco toque de atención a lo que está ocurriendo con las orquestas de las agrupaciones. No hay quien toque. Quizá el problema está en la base. Por eso volvieron a cantar a capela, reclamando la formación de músicos de carnaval y apoyando siempre a la cantera. BRAVÍSIMO. El primero es una conjunción de ideas e ideales del autor,  un poco enrevesadas. En él se desmarca de la pena de muerte pero sí apoya la cadena perpetua en casos de muerte por violencia de género. En los cuplés nos explicaron que usan la hipnosis para ligar y que se gastaron el dinero del premio del año pasado para hacer el cambio de sexo a uno de sus componentes para convertirlo en Marina. Ojalá la formación se mantenga unida y sin bajas. Lo peculiar que resulta Pino a la hora de hacer música para su comparsa enriquece el abanico que tenemos. Muchísimo ánimo y gracias por la honestidad.
 

Murga: Los masters al sol





Repertorio en semifinales: La murga del Chino se llevó la alegría de la noche al obtener su pase a la Final. Repito que da coraje verlos, cosa que se agradece porque indica que representan perfectamente el personaje que nos traen. Políticos prejubilados, con tan sólo cuatro años cotizados. El primero de sus pasodobles versó sobre los recortes en educación, defendiendo a la privada en el remate, como no podía ser de otra manera. En el segundo, nos hablan de cómo está la justicia en el país. Da igual que sean corruptos. Cumplen una pena recortada y a vivir con el dinero que tienen oculto fuera. La murga es un contra-homenaje, si me lo permiten. Refleja la pura realidad de lo que ocurre en la amplia mayoría de la clase política nacional. Esto es más que elogiable. En la tanda de cuplés nos contaron un simulacro en el Congreso de los Diputados, con Echenique haciendo de Roomba. El segundo, al gusto de esta ciudad por las Salidas Extraordinarias y la anécdota de una muchacha con la virginidad intacta. El viernes nos volverán a restregar sus billetes por la cara y pondrán toda la carne en el asador.
 

Murga: Toy tieso





Repertorio en semifinales: Los roqueteños no nos fallan en las últimas ediciones. Esta vez de Clicks que nunca se han fabricado. La murga suena de dulce pero no caló en su semifinal. Quizá la gente estaba más pendiente de la “agrupación” que venía detrás de ellos: el jurado. Los pasodobles a un parto a punto de producirse con final inesperado (drama gordo)  y a las personas con discapacidad funcional. Preciosa música. Cuplés flojos con el mismo remate hacia el click torero y tuerto. Hay mimbres. Toca afinar el humor. Son jóvenes y tienen todas las ganas del mundo. Siempre serán bienvenidos.