Denuncian errores en las pruebas de COVID-19 a una mujer fallecida en Málaga

Denuncian errores en las pruebas de COVID-19 a una mujer fallecida en Málaga

El Hospital Regional abre una investigación interna tras denuncia de los familiares

La familia de una mujer fallecida por neumonía bilateral y COVID-19, ha denunciado supuestas irregularidades y errores en cuanto a la toma de analíticas y en la manipulación y la trazabilidad de muestras para el análisis de coronavirus, ya que se le realizaron hasta tres pruebas, dando la primera y la última positivas y la segunda, negativa.

La dirección del Hospital Regional de Málaga ha lamentado el fallecimiento de la mujer por neumonía bilateral y COVID-19 después de que la familia haya denunciado supuestos errores en la toma de analíticas y en la manipulación y la trazabilidad de muestras para el análisis de coronavirus. Así, han informado de que se ha abierto una investigación a nivel interno.

Desde el hospital han apuntando que se ofrece "a colaborar con las autoridades judiciales con el objetivo de esclarecer los hechos".

La mujer falleció el pasado 18 de este mes en el Hospital Regional de Málaga. La denuncia, presentada en un juzgado en nombre de los hijos por la asociación El Defensor del Paciente, a través del abogado Damián Vázquez, considera que se han producido en este caso "graves irregularidades" con "equivocación de las muestras para análisis con otro paciente".

Además, en el documento de ampliación de denuncia, al que ha tenido acceso Europa Press, se apunta a que hubo "informaciones erróneas sobre positivo y negativo, que han derivado en decisiones médicas que han influido en su posterior fallecimiento". Un juzgado de Málaga capital abrió unas diligencias a raíz de la denuncia.

El letrado ha asegurado que no se le ha entregado el historial médico completo por parte del Servicio Andaluz de Salud y que se ha solicitado que lo remita; pero sí hay un informe de fallecimiento "en el que se reconoce que ha habido problemas en la trazabilidad de la muestra", ha dicho, aludiendo a que la primera muestra era "probablemente perteneciente a otra paciente".

La mujer de 73 años sufrió el 4 de marzo una caída en casa y tenía fiebre, según la denuncia y la información adelantada por 'El Mundo'. Días más tarde, al no ver mejoría con varios medicamentos, fue trasladada al hospital para una radiografía que, según la familia, "salió defectuosa" pero "decidieron no repetirla de forma improcedente".

La paciente fue dada de alta, aunque los familiares tuvieron que llamar de nuevo a la ambulancia y a los teléfonos para las pruebas de coronavirus, indicándoles que se avisaba a un epidemiólogo para que informaran si era necesaria hacerla o no, pero "no recibieron llamada de vuelta". También acudieron al médico de cabecera que les dijo que volvieran a contactar con los números habilitados.

Posteriormente, al no mejorar la situación, pidieron a través del botón de asistencia a domicilio una ambulancia, acudiendo tres sanitarios equipados para el protocolo de coronavirus que "determinaron dejarla en casa y no trasladarla", lo que, según se indica en la denuncia presentada, "no resulta ajustado a la buena praxis médica".

El viernes día 13 la mujer volvió a tener fiebre y fue trasladada al hospital a una sala de aislamiento para hacerle la prueba y por la tarde comunicaron a la familia que el resultado era positivo, siendo ingresada en la planta de infecciosos. El día siguiente, según la denuncia, "les comunicaron que se habían equivocado en la muestra y que habían repetido la prueba de coronavirus y había salido negativo".

Por tanto, fue trasladada a una planta de no infecciosos "teniendo contacto con otras personas y pacientes". Dos días después les comunican que le van a hacer la prueba de Gripe-A y la pasan de nuevo a la zona de infecciosos. La familia dice desconocer si se le realiza esa prueba, pero sí señala que tras muchas llamadas para pedir información les confirman "que seguía con neumonía y que parecía ser coronavirus, pero no lo tenían confirmado".

El día 18 la familia recibió una llamada informando de que "su madre había fallecido a causa de una neumonía y coronavirus", se indica en el escrito, apuntando que la asistencia en general "no se adecuó" a los protocolos y considerando que existió "una falta de control en la atención médica y en la toma de muestras para análisis de Covid-19".

El abogado ha indicado que se ha solicitado todo el historial médico completo "para que se investigue adecuadamente todo" y también se pidió una autopsia judicial, que fue denegado por el juzgado de guardia, al considerar que dicho fallecimiento no puede considerarse de tipo judicial. La familia ha renunciado a esa necropsia judicial por la situación existente.

Vázquez ha indicado en declaraciones a Europa Press que aún "no se le ha entregado los restos incinerados de su madre" por parte de la funeraria, lo que "no nos parece de recibo", apuntando que los familiares "lo están pasando fatal, un calvario".