Contenidos

Noticia

La "pillada" al gerente de Limasa culmina una semana “horribilis” de De la Torre

La

Puede que el lunes Francisco de la Torre Prados anuncie que presenta su “Manual de Multiresistencia” elevando a Pedro Sánchez a la categoría de nene llorón y quejica ¡Resistencia la del Alcalde!

La semana en La Casona del Parque no pudo comenzar peor para el equipo de Gobierno. Las amenazas del grupo de Ciudadanos de romper el acuerdo con Francisco de la Torre y su gobierno si no cesaba a los concejales Teresa Porras y Francisco Pomares se sustanció. Los naranjas rompieron el pacto y así se evidenció días después en el pleno con la pérdida de la votación para el proyecto  de la Universidad Católica de Murcia. A partir de ahora el PP en el Consistorio va a sufrir un “vía crucis” auténtico de la oposición que querrá aprovechar la situación de minoría del gobierno local para desgastar a su candidato y alcalde actual.

Pero como en las Leyes de Murphy y el ejemplo de  que la tostada siempre cae por el lado de la mantequilla, la crisis municipal era susceptible de empeorar (o lo que en castizo castellano sería “a perro flaco todo son pulgas”). Inmerso en esa casuística fatalista, a De la Torre alcalde solo le faltaba que pillasen a unos de sus cargos de confianza revelando cuestiones “sensibles” con una grabadora de fondo. Pues ¡eah, éramos pocos y parió la abuela! La Cadena SER se dejaba caer con unas grabaciones al gerente de Limasa, Rafael Arjona, en cuyos audios se recoge que dicho cargo de la empresa pública planteaba un posible pacto de silencio con los trabajadores y, de esta manera, consolidar y continuar la perversa  práctica de mantener los puestos hereditarios. Esa viciada política laboral se planteaba, según las grabaciones, continuarla tras la municipalización de Limasa y se condicionaba a que “mientras no haya ese silencio no se pactará nada”.

Y para mayor empeoramiento de la situación colectiva del equipo de Gobierno, y de la individual de alguna concejala, allí estaba también Teresa Porras.

El gerente se encontraba en plena faena de convencer a la plantilla de la oferta municipal. Este se ha defendido diciendo que se trataba de varias horas de conversación en las que determinadas afirmaciones se han “sacado de contexto”. Lo de siempre, lo típico cuando te pillan con el “carrito de los helados”. Ello sin dejar de otorgar al superfuncionario de la basura la presunción de limpieza, perdón de inocencia. Por su parte Teresa Porras pensaría en el momento de divulgarse las grabaciones “Madrecita que me quede como estoy”. La edila de Fiestas se defiende alegando que en las conversaciones ella, cuando el gerente habla de heredar los empleos, matizó que con un examen previo. 

Puede que el finde sirva atemperar los ánimos de la oposición (o no) pero detrás del domingo vendrá el lunes y estamos a tres telediarios de tres elecciones trascendentales. Puede que la situación no solo mejore sino que la tensión inunde Málaga como el agua hizo con la capital el 14 de noviembre de 1989. Y puede que esta semana Francisco de la Torre Prados anuncie que presenta su “Manual de Multiresistencia” dejando a Pedro Sánchez como un nene llorón y quejica ¿Resistencia a mí? Alardea y se pregunta el actual alcalde de Málaga.