Contenidos

Noticia

Luces y sombras de los rostros menos habituales en competición oficial

Luces y sombras de los rostros menos habituales en competición oficial

Los focos apuntaban a Juanpi tras entrar en el once inicial. No era titular desde el 28 de noviembre. Ya ha llovido no sólo para él si no para el equipo. Una transformación radical deportivamente hablando. Tras estar con pie y medio fuera del Málaga, sólo faltó una oferta firme y real por Juanpi, el venezolano quiso redimirse ante el malaguismo.    

Le puso ganas y voluntad, pese a que algunos tímidos resonaron por algunos sectores de La Rosaleda. Monpolizó las acciones a balón parado con calidad, le sirvió en bandeja un balón claro de gol a Iván Rodríguez en el minuto 36. Quiso ser protagonista y participar en la creación junto a Boulahroud. Se pudo ver una versión currante de Juanpi pero aún falto de ritmo e impreciso en los pases. Tras la reanudación, él al igual que sus compañeros bajaron el pistón y dieron un nivel inferior. Muñiz optó por sustituirlo a falta de veinte minutos del final por un Ontiveros que esta vez no fue un revulsivo. 

No fue el único debutante en Copa.  Héctor Hernández, al que ya vimos anotar goles en pretemporada, le tocó vestirse de corto ante el Almería. Le llegó su alternativa oficial. Marcó el tanto del penalti que provocó Hicham, lo quiso tirar pese a la petición de Juanpi. También tuvo una oportunidad en el primer tiempo que finalizó disparando a puerta algo centrado. Buscó aportar y ser importante ofreciendo soluciones en el ataque pero en la segunda parte se diluyó como el resto del equipo.

Mamadou Koné. Dejó detalles de calidad técnica en la primera parte, con varios regates o cambios de ritmo interesantes. Intermitente y algo frágil.  Buscó el penalti en la segunda mitad, pero también fue a menos, algo normal en su primer partido.Abqar. Se pudo ver una buena versión del marroquí con el balón. Quiso ejercer de líder y sacó la pelota jugada con personalidad.  Le costó algún error pero no desentonó su aportación.  El zaguero cometió el polémico penalti del empate, aunque el error vino previo desde la portería en un balón que no atajó con seguridad Kieszek. Dejó su sitio en el minuto 83 al debutante Iván Jaime que tomó la alternativa con el primer equipo con apenas 17 años en un momento que no le beneficiaba para su fútbol. Un paso testimonial en La Rosaleda con el partido en su recta final y donde apenas pudo aportar fútbol porque las interrupciones fueron numerosas. Luces y sombras para el debut de los menos habituales del Málaga de Muñiz.