Contenidos

Noticia

Pablo Aranda: “Málaga es mi campamento base, desde donde siempre salgo y a donde siempre vuelvo”

Malagueño, escritor, articulista de Diario Sur , director del Aula Cultural y además es colaborador del suplemento Viajero en El País. Ha escrito nueve libros, entre ellos El orden improvisado y La Distancia. Por ellos, ha recibido numerosos premios. El alcalde de Málaga lo ha calificado de “hombre de la cultura malagueña” Tiene tres hijos y este año será el encargado de dar el pistoletazo de salida a la Feria de Málaga 2018. Abrimos la alfombra roja de 101 Televisión para conocer un poco más a Pablo Aranda.

Pablo Aranda Ruiz nació en Málaga el 26 de abril en 1968. De padre sevillano, Manuel, y madre malagueña Auxi es el mediano de tres hermanos. Marta su hermana mayor e Igna su hermano pequeño. Sus primeros nueve años de vida, los vivió en el Barrio de la Victoria y casi toda su vida en El Palo y ahora en Capuchinos aunque residió también diez años en los Baños del Carmen donde aún sigue viviendo su madre. Aranda se siente ciudadano del mundo. Viajó desde Málaga a la India sólo y por tierra. Un viaje de meses en los que vivió una experiencia inolvidable en Calcuta de voluntario en un hospital de la Madre Teresa a la que conoció. 

Otro de sus viajes estrella fue a China donde viajó con un amigo también por tierra y desde Málaga. Ha dado clases de lengua española en su ciudad natal y en la Universidad de Orán en Argelia. Empezó Trabajo Social pero lo dejó a los dos años, especializado en Educación de grupos especiales trabajó durante dos años en una casa residencia con enfermos mentales y dos como educador de menores que cumplían medidas judiciales en régimen abierto. Es padre de cuatro hijos. La mayor, Lola, con veinte años recién cumplidos. Manuel y Pepe de once y nueve años, respectivamente, fruto de su amor con Ángela. Su perro Turrón es su mejor compañero de running por las mañanas en la montaña. A Pablo Aranda le gusta las personas buenas sean de donde sean. Le encanta escribir y le fascina leer. Señala que es casi para lo único que es superexigente. 

Pablo qué bonita nuestra Málaga, ¿no?

La vista es privilegiada. 


¿Preparado ya para el pregón?

Sí, ya tengo todos mis nervios en alerta para esta noche empezar. 


¿Qué sentiste cuándo te llegó la noticia de ser pregonero de la Feria de Málaga 2018?

Cuando me lo dijo el alcalde de Málaga, me comentó que quería hablar conmigo y yo no tenía ni idea sobre que tema podía ser. Cuando me lo dijo me sentí halagado, agradecido y también sorprendido. Ahí ya empecé a sentir los primeros latigazos de los nervios. 

¿Habías pensado alguna vez ser el pregonero de la Feria de Málaga?

Jamás. Nunca me lo había planteado

Es una gran responsabilidad ponerte delante de toda Mágala

Es una gran responsabilidad porque es un momento importante y además tampoco es tan fácil hacer algo que guste a casi todos porque puede disgustar a muchos. Es una gran responsabilidad hacerlo bien y que tu papel se note lo menos posible porque la gente viene a ver los fuegos y a escuchar el concierto de Efecto Mariposa.

¿Es feriante Pablo Aranda?

He sido bastante feriante y ahora voy por la Feria como padre. Mi hija mayor ya sale sola y en Feria directamente ni entra. Sale una vez y se pasa toda la Feria fuera y con mis dos hijos. Ahora me toca de acompañante sobre todo por los carricoches 

Alguna anécdota que hayas vivido en pasadas ediciones de la Feria de Málaga 

Tengo unas cuantas. Una anécdota que me marcó es que me subí a una atracción, a la Noria, un sitio elevado y tengo vértigo. Fíjate no tengo miedo a pasear por los rincones más remotos de África pero ahí lo paso mal. Reconozco que es un poco patético pero me subí en la Noria y comencé a gritar que pararan la atracción porque yo me tenía que bajar, no podía seguir. 

¿Con quién ibas?

Iba con un grupo de amigos y con una amiga que yo quería impresionar. Realmente la impresioné pero para mal. 

Podemos decir entonces que La Noria no es el carricoche favorito de Pablo Aranda

Pues… si hay que subirse pues se sube uno pero es que creo que no hace falta. 

Un detalle que puedas desvelar del pregón

Es un discurso amable en tono ligero un poco humorístico y animando a la fiesta y a la diversión sana como yo creo que en general sabemos hacer. 

¿Qué es lo que más te gusta de tu ciudad, Málaga?

Me gusta que Málaga es una ciudad abierta, tolerante y que se nota el paso de la historia, de tantos pueblos importantes por aquí. Se nota a que estamos abiertos a que la gente de fuera venga y la consideremos como si fueran malagueños. Me encanta esa tolerancia que se nota también en otros aspectos.

Un lugar de Málaga

Si tuviera que elegir uno: Los Baños del Carmen. He vivido unos 10 años allí, mi madre sigue viviendo allí y siempre que puedo me vuelvo 

Tu palabra favorita

La palabra más ‘perita’ quizás sea ‘perita’ 

He leído en tu biografía que pasaste de baloncesto al tenis pero luego tu deporte estrella se ha convertido en teclear delante del ordenador y crear historias. En poco más de un año, tres libros. 

Tengo que matizar que he sido de los pocos que ha practicado muchos deportes en Málaga y todos mal. En cuanto a los libros, en octubre saqué un libro infantil con Anaya de viajes por el mundo para niños y niñas. Después he sacado una micronovela. Es un relato corto-largo que se llama Borrasca en las Zozores. Libro de humor. Y por último La Distancia que es una novela recién publicada.  

¿Dónde nacen las musas de Pablo Aranda?

En mis novelas Málaga siempre está de fondo. Es un escenario muy común. No es que tampoco quiera hacer patria si no que me sale así y reconozco que también en algunos aspectos soy perezoso y si el escenario es Málaga no tengo que documentarme demasiado para hablar de un lugar. Si fuese de otro lugar tendría que hacerlo. De mis hijos me sirven más bien de correctores que de inspiración. Cuando estoy escribiendo algo le pregunto si les gusta un determinado cuenta o una historia concreta y no se cortan ni un pelo. Son muy críticos. En general les gusta pero de vez en cuando.. Papá…esto no hay por donde cogerlo. 

Hablas de Málaga pero te consideras viajero del mundo. Tu estancia en Calcuta, un punto de inflexión de tu vida

Fue un viaje muy bonito porque era una época en la que yo estaba trabajando en Málaga dando clases de español para estudiantes extranjeros. En esa temporada alta de junio, julio, agosto y septiembre donde más trabajo tenía, después me quedaba sin él. Mi familia tenía la suerte que no necesitaba mi dinero y ese dinero lo usaba para pagar mis viajes largos. Uno de esos fue el de la India. Me fui solo y por tierra a la India.

Tardé meses para llegar, yo no tenía prisa, e incluso me quedé tiempo allí. En Calcuta me asenté estuve trabajando de voluntario en un hospital de las Hermanas de la Caridad. Estaba allí la Madre Teresa y tuve el privilegio de conocerla. Fue un viaje en el que también en una aldea del Himalaya donde está la sede del gobierno tibetano y vi al Dalai Lama. 

Es el mejor viaje de tu vida

Puede ser, es uno de los mejores sin duda. No he hecho muchos pero sí. Al ser tan largo conocí a mucha gente, personas muy diferentes y muchas experiencias muy intensas. Un viaje muy bonito. 

Málaga es tu lugar favorito, pero otro rincón del mundo que elegirías como favorito

Málaga es mi campamento base, desde donde siempre salgo y a donde siempre vuelvo ¿Elegir otro? Eso me cuesta trabajo. Estoy muy vinculado a Sevilla porque tengo muchos amigos y tengo mucha familia. Me gusta pero me gusta Cádiz, me gusta mucho Portugal, me gusta mucho Marruecos, me gusta mucho Marruecos. No sabría elegir. Además, donde voy intento fijarme en lo bueno que haya en ese sitio y lo hago mío. Soy de los sitios en los que me encuentro bien. 

Aquí en tu Málaga, ¿cómo es el día a día de Pablo Aranda? Me encantó una frase que decías en una entrevista en un periódico local. “La tontería del escritor impostado se acaba cuando tiene que poner una lavadora”

Estoy muy orgulloso de poder compaginar la vida doméstica y familiar con la profesional. En invierno me rijo por el calendario escolar, con los niños en el colegio y me pongo a escribir hasta que los recojo. Es una suerte. 

Un mensaje para los malagueños para que vean tu pregón

Empieza la semana grande porque especialmente es así y dura más de siete días. Una semana para divertirse y toca eso divertirse. Vamos a hacerlo como sabemos. Intentemos no molestarnos con lo que hagan los demás y sobre todo no molestar. Una diversión sana 

Suerte y un placer

Gracias a vosotros