Contenidos

Noticia

El Málaga de Víctor golea y se reengancha a la pelea (1-4)

El Málaga de Víctor golea y se reengancha a la pelea (1-4)

El nuevo Málaga, con Víctor Sánchez del Amo en el banquillo, se reenganchó a la lucha por el ascenso directo al reencontrarse con la victoria tres jornadas después, tras superar al Alcorcón que definitivamente se resigna a terminar la temporada en mitad de tabla y sin objetivos. Los blanquiazules recuperan la alegría y la sonrisa en el momento crucial de la temporada. Tocará ver ante el Mallorca si los mimbres mostrados no son un oasis.   

Después de la destitución de Juan Ramón López Muñiz, el Málaga cambió su imagen en el primer partido de la era de Víctor en el banquillo andaluz y desde el principio salió decidido a por el partido.

A los doce minutos Ontiveros controló un balón en la banda izquierda, se deshizo de varios jugadores hacia dentro y, desde la frontal, disparó con la pierna derecha al segundo palo de la portería de Dani Jiménez.

El equipo alfarero, aparte de encajar el golpe del gol, tuvo también que hacer frente a la lesión de su capitán, el centrocampista Dani Toribio. Cristóbal Parralo, al no tener ningún jugador de ese corte para la medular en su banquillo, dio entrada al centrocampista Unai Elgezabal para recomponer su esquema.

Poco después, el Málaga marcó el segundo por medio de Adrián González, que recibió un balón de Gustavo Blanco y, dentro del área, definió con un disparo por bajo al segundo palo.

Antes del descanso, el Alcorcón redujo distancias. N'Diaye dio un codazo a Héctor Rodas, el árbitro decretó penalti y desde los once metros no falló Juan Muñoz.

En la segunda parte, el Málaga no dio opción al Alcorcón. A los 53 minutos Renato Santos se quedó solo ante Dani Jiménez para picarle el balón por encima y marcar el tercero tras tocar su disparo en el poste derecho.

Con el Alcorcón herido, el equipo andaluz sentenció su victoria con un disparo de falta de Ontiveros que hizo un efecto extraño y Dani Jiménez falló en su despeje.

Sin nada que decidir el partido se fue diluyendo entre la lluvia ante la euforia del Málaga, que refuerza su candidatura al ascenso, y la resignación del Alcorcón, que, en mitad de tabla, se queda sin objetivos a falta de siete jornadas.