Contenidos

Noticia

Las 5 rutas de la Axarquía que no te puedes perder

Las 5 rutas de la Axarquía que no te puedes perder

Con recursos turísticos muy potentes que se hallan en su patrimonio monumental, belleza paisajística, oferta de naturaleza, deporte activo, rica gastronomía o fiestas tradicionales de gran sabor popular, esta zona oriental de Málaga conjuga el sabor, el olor junto a un mundo de sensaciones que aguardan desde hace siglos, a todo el que decide adentrarse a descubrirlas.

La ruta Mudéjar




La comarca de la Axarquía malagueña fue uno de los últimos territorios que permaneció bajo la dominación árabe. Fruto de este pasado es su herencia arquitectónica, todavía presente en muchos de los pueblos de la comarca. Las raíces árabes de la Axarquía se evidencian en las arcadas y alminares que salpican las calles de los cinco pequeños pueblos por los que discurre esta ruta de 40 kilómetros: Arenas, Árchez, Salares, Sedella, y Canillas de Aceituno. La visita a cualquiera de ellos nos hace viajar a otro tiempo en cuestión de minutos y su embrujo nos envuelve mientras paseamos por sus rincones. 

Todos ellos se encuentran en las faldas del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, un inmenso pulmón verde con el mar como telón de fondo. Desde Arenas podremos disfrutar de una de las mejores vistas de la comarca pero es en Archez donde hallaremos uno de los más bellos y mejor conservados alminares de la época mudéjar, ahora reconvertida en torre de la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y declarada Monumento Nacional por ser uno de los más importantes de la arquitectura nazarí. En Corumbela y Salares encontraremos restos similares, que durante los siglos X y XIV, servían para llamar a los fieles a la oración pero han sido transformados para añadirles un campanario o símbolos cristianos.
 

Ruta del vino y la pasa



Esta segunda ruta recorre 62 Kilómetros uniendo los municipios de Totalán, Comares, Cútar, El Borge, Almáchar, Molinero y Competa. Si seguimos esta ruta, disfrutaremos de unas vistas espectaculares y de pequeños pueblos llenos de encanto en cuyas laderas crecen viñedos, desafiando las leyes de la gravedad. Atravesaremos Cómpeta, que cuenta con un museo dedicado al moscatel y donde el 15 de agosto se celebra la Noche del Vino. 

De hecho, el mejor momento para realizar esta ruta es septiembre, ya que cada fin de semana hay una fiesta en honor a sus productos: la Fiesta del Ajoblanco en Almáchar, la de Viñeros en Moclinejo, de donde procede un exquisito vino dulce y la de la Pasa, considerada como la mejor del mundo desde el tiempo de los árabes, en El Borge. Precisamente allí en el Borge, se encuentra la Posada del Bandolero, un hotel-museo que alberga una interesante colección de objetos relacionados con el bandolerismo y un restaurante que ofrece platos típicos de la gastronomía tradicional de la comarca de la Axarquía. 
 

Ruta del Sol y el Aguacate




Esta tercera ruta de 75 kilómetros, la más próxima a Málaga capital, recorre desde las playas de Rincón de la Victoria, los municipios de Macharaviaya, Vélez-Málaga, (considerada como la capital de la comarca), Benamocarra, Izate y Benamargosa y ofrece opciones para todos los gustos, playas, naturaleza, deportes naúticos o golf.

Gracias al excelente microclima creado por las sierras del Parque Natural de Tejeda, Alhama y Almijara, en las fértiles tierras de la Axarquía, se cultivan gran parte de los cultivos de aguacates y frutos tropicales que se consumen en Europa como el mango, la papaya o la chirimoya. Sus cultivos conviven en perfecta armonía con los tradicionales. La historia tiene aquí un peso destacado, lo que nos recuerdan los vestigios, que aparecen discretos entre campos de cultivo. Merece la pena visitar la impresionante Cueva del Tesoro en Rincón de la Victoria, de fácil acceso y única gruta marina visitable en Europa.
 

Ruta del Aceite y de los Montes




La ruta de pueblos serranos, que empieza en Riogordo, se caracteriza por unos espectaculares cambios de paisaje, un lago rodeado de montañas y hermosos pueblos serranos colgados sobre el mediterráneo. El embalse de La Viñuela es un enclave de especial belleza.

Colmenar, Alfaranate, Alfarnatejo, Periana, Alcaucín y Viñuela ofrecen un paisaje único de montañas, donde predominan olivos y pastos y donde se respira calma y tranquilidad. Esta zona es especialmente recomendable para realizar deportes al aire libre mientras se disfruta de su rica gastronomía.

Os será difícil elegir entre sus deliciosos productos locales: los roscos de aceite de Riogordo, los melocotones de Colmenar, el queso de cabra de Periana, tortas de Algarrobo…Y sobre todo, su aceite, uno de los mejores del mundo, elaborado de forma tradicional en las almazaras a partir de los olivos de la variedad verdial y hojiblanca.

Los restos de grandes muelas y enormes orzas presentes en muchos de estos pueblos, son una prueba de la antigüedad de esta actividad en la Axarquia. Desde Periana, el Cortijo Las Monjas organiza rutas gastronómicas, catas y oleoturismo por los rincones mas interesantes de la zona.
No se puede dejar de visitar la antigua Venta de Alfarnate, la más antigua de Andalucía, que guarda entre sus muros siglos de historia de bandoleros y ofrece ricos platos de la Axarquía.

Si se prefiere organizar la visita por vuestra cuenta, se recomienda visitar el Museo del aceite de Periana, el antiguo molino del Cortijo de Pulgarín Bajo de Alfarnatejo o asistir a la recolección de la aceituna, que comienza en el mes de diciembre. Riogordo, con sus importantes restos romanos y su tradicional representación de "El Paso", completan esta ruta.
 

Ruta del Sol y del Vino




La ruta más oriental de la Axarquía, combina lo mejor del interior y de la costa. Bonitas playas, acantilados y calas, pueblos encalados y viñedos e imponentes cuevas.  Atraviesa los municipios de Algarrobo, Sayalonga, Competa, Canillas de Albaida, Torrox, Nerja y Frigiliana.

El pasado andalusí sorprende en Frigiliana, famoso por su premiado casco histórico de calles estrechas y pasadizos y donde las pequeñas casas encaladas se encaraman unas sobre otras creando rincones de gran encanto. A la entrada de Frigiliana se encuentra El Ingenio, una casa solariega del siglo XVI, que alberga una de las pocas fábricas de miel de caña que aún existen en Europa y una almazara que trabaja con métodos artesanales.

La Fuente Vieja, la Ermita de Ecce Homo, los Reales Pósitos o el Torreón son otros monumentos destacados.

Muy cerca de Frigiliana está Nerja, desde donde se pueden admirar una de las vistas más hermosas del litoral. Sus calas, sus bares de tapas y el ambiente que se respira en sus calles, convierten a esta bellísima ciudad en visita obligada. En las afueras destaca su imponente cueva accesible y sorprendente.

La oferta gastronómica de estos pueblos, sus fiestas entorno a la elaboración del vino y productos como el níspero de Sayalonga, completan una ruta llena de encanto.

Pasear al atardecer por los paseos marítimos de Torrox y Algarrobo, de reminiscencia árabe y disfrutar de sus amplias playas puede ser el colofón de un día redondo.