Contenidos

Noticia

¿Por qué su nombre? ¿Características? ¿Tamaños? Tomates “Huevo de toro”, de Coín a la mesa

¿Por qué su nombre? ¿Características? ¿Tamaños? Tomates “Huevo de toro”, de Coín a la mesa

Características, tamaño, peso, cualidades, cultivo… todo sobre el tomate “Huevo de toro” de Coín  

El tomate de la variedad huevo de toro cultivado en la comarca del Guadalhorce es sin duda alguna uno de nuestros productos de más altísimo prestigio y calidad de la provincia. En pocos años ha pasado casi de su extinción cuatro a ser un manjar prestigiado y buscado en la mesa de grandes restaurantes. 

Cultivado y producido en toda la comarca tiene el epicentro en Coín. Allí no solo es una fuente de ingresos sino que forma parte de la cultura y del orgullo del ser coino por haber conseguido que sus tomates tengan el sabor que han tenido los tomates de siempre y que ya no poseen salvo los suyos.

Condiciones para su cultivo



Los motivos por los que solo se produce, con esos niveles de calidad, en Coín y en la comarca son los de la especificidad benigna del terreno, es decir por la fertilidad de sus tierras añadido a su cultivo al aire libre. A ello hay que sumar calidad de las aguas de los ríos Grande y Fahala y las características especiales del microclima del Valle del Guadalhorce
 

¿Por qué su nombre?



La enorme diferencia con otros tomates aparece en primer lugar por su grandísimo tamaño y peso que oscila entre 300 y 600 gramos. Se han dado ocasiones en los que han aparecido tomates “Huevo de Toro” de más de un kilo de peso y un tamaño muy considerable. ¿Por qué su peculiar nombre de “Huevo de Toro? Imaginen y no errarán. Una pista, su denominación popular le viene por su tamaño y especial forma. Los coineros hicieron una asociación con los testículos de ese animal. Ahora ya lo saben.
 

Un producto muy delicado



Una de las características de este fruto autóctono frente a otros tomates (técnicamente es fruto, no fruta ni verdura) es que posee pocas semillas así como un corazón muy carnoso lo que lo convierte en un bocado muy ansiado por su textura cremosa y suave que genera a la vez un sabor ácido y dulce. Tan es así su delicada característica de ternura que se recoge al amanecer ya que si el sol aploma y el calor aprieta se estropearía al ser manipulado. Uno de sus hándicaps es la imposibilidad de tenerlo en cámaras frigoríficas, por lo que es muy complejo de manipular para nada “vendible” a las grandes superficies y distribuidoras de alimentos. El tener una piel tan fina lo hace muy difícil llevarlo a zonas muy lejanas.

La fecha idónea para su recolección es durante el mes de enero donde guarda todas sus cualidades. Es curioso que al igual que el fruto es de gran tamaño, la planta también y es que puede alcanzar hasta los dos metros de altura.

Estuvo a punto de la extinción



Por su fragilidad y especiales características de cultivo estuvo a punto de desaparecer de la huerta de Coín y de su comarca. Se salvó porque por su sabor, calidad y tamaño los coineros lo siguieron cultivando para consumo propio. A partir de ese momento y tras la consecución del sello de origen, ha tomado un notabilísimo impulso. De siempre la gente de la zona lo utilizaban para picadillos, fritos y conservas.
 

Cualidades sanitarias



1- Sus contenidos antioxidantes contribuyen a detener o aminorar el envejecimiento celular.
2- Su alto valore en vitamina lo hace adecuado para aplicarlo a numerosas patologías y previsión enfermedades.
3- Su riqueza en licopeno lo recomienda como factor positivo para combatir enfermedades cardiovasculares y en la prevención del cáncer.

Cuatro meses para los primeros tomates



Pero junto a estas características su cultivo presenta algunos inconvenientes en relación a otras plantas de tomate. Por ejemplo su tomatera da tres floraciones, pero no todas cuajan. Además como elemento que reduce la cantidad de producción es que son necesarios cuatro meses al menos hasta que se den los primeros fruto, 15 días más que el resto de clases de tomates. Por último hay que tener en cuenta la baja productividad por planta.