Contenidos

Noticia

Un final de mercado bochornoso y esperpéntico

Un final de mercado bochornoso y esperpéntico

El Málaga no puede inscribir a Okazaki en el último día de mercado al igual que José Rodríguez. Prácticamente sobre la bocina, el club ficha a Benkhemassa, Lorenzo González y Sadiku, los dos primeros fichajes avalados por la propiedad y dejan en la estacada a Simón Moreno, delantero que incluso ya había rubricado su contrato con la entidad blanquiazul

Málaga centró los focos del cierre de mercado no sólo a nivel nacional sino internacional. La historia de Okazaki pasará a la historia de este club que se empeña en agrandar su leyenda tortuosa y a veces ridícula.  

El japonés rescindió en la madrugada de este lunes su contrato con la entidad de Martiricos sin debutar en Liga y sin poder ser inscrito. No fue el único movimiento sonrojante ya que José Rodríguez vivió una situación similar y tampoco se vestirá de corto o Simón Moreno al que el Málaga tenía firmado pero Al-Thani finalmente rechazó su incoporación. 

Sobre las 22:30 el Málaga anunciaba su primer fichaje. Benkhemassa, centrocampista argelino impuesto por el propio Al-Thani que firma para las próximas tres temporadas.  Más tarde, se consiguió en propiedad por una temporada al joven delantero hispano-suizo Lorenzo González, procedente del Manchester City. Y a última hora,  bordeando el cierre del mercado, se consiguió la cesión por una campaña de Armando Sadiku, delantero albanés procedente del Levante. 

Operaciones que suponen un gasto mínimo por el club ya que todos cobrarán el salario mínimo que estipula el convenio de jugadores en Segunda es decir 80.000 euros.