Contenidos

Noticia

Salida en falso en Vilnius (80-72)

Salida en falso en Vilnius (80-72)

El Unicaja sucumbió en su estreno esta temporada en la Eurocopa al perder por 80-72 en la cancha del Ryta Vilnius tras un partido parejo que se decidió en el último cuarto, en el que el conjunto lituano estuvo más sereno y certero, y se aprovechó de las numerosas ausencias de su rival en Vilna.

El equipo malagueño, campeón de esta competición en 2017, empezó algo gélido, quizás por el largo viaje y el poco tiempo de descanso que tuvieron sus jugadores, que llegaron este martes por la mañana a la capital lituana después de pernoctar en Copenhague tras perder un enlace.

De entrada, el conjunto lituano le endosó un parcial de 9-0, pero el conjunto de Luis Casimiro, nuevo entrenador de los andaluces en esta campaña, reaccionó, redujo esa diferencia y logró igualar el choque (11-11, m.6) a medida que fue asentándose su juego.

Un tiempo muerto del técnico del Lietuvos Rytas, Dainius Adomaitis, alivió a su equipo, que logró cerrar el cuarto con una ventaja corta (20-13, m.10).

El comienzo del segundo parcial tampoco fue bueno para los cajistas, pues el alero Eimantas Bendzius, exjugador del Monbus Obradoiro, sumó dos triples consecutivos que dejaron en evidencia a la defensa del Unicaja, floja y sin alternativas (26-15, m.12).

Casimiro frenó el partido con un tiempo muerto, lo que le valió a su equipo para ser más regular y no tener tantas rachas con buenos y malos minutos, además de para controlar las pérdidas, que hasta entonces habían sido un lastre importante para los malagueños.

A partir de la máxima diferencia conseguida por el equipo lituano ( 28-15), el Unicaja levantó la cabeza y logró meterse de nuevo en la pelea con un parcial de 6-21 que le condujo a superar por primera vez a su rival (34-36, descanso).

En esta fase, el ala-pívot canadiense Kyle Wiltjer, con nueve puntos en total en el encuentro, y la dirección del base estadounidense Brian Roberts fueron fundamentales para la remontada del conjunto español.

Sin embargo, en la reanudación el Lietuvos Rytas se encomendó a su poderío en el rebote ofensivo, con 11 a favor, y en la figura de Bendzius, que volvió a fusilar a los malagueños desde la línea de triples (45-47, m.25) y cuya aportación fue, al final, clave al terminar como máximo anotador del partido con 18 puntos.

La réplica del Unicaja, a pesar de seguir perdiendo balones (14), tuvo un nombre propio destacado: el pívot francés Mathias Lessort, inconmensurable en ambas zonas, ya que intimidó a sus adversarios, estuvo atinado a la hora de anotar y, con diez 10 puntos consecutivos (47-51, m.28), llevó a su equipo a revertir la situación.

El encuentro entró en el periodo definitivo muy igualado, con alternativas en el marcador y un dato muy significativo para el Unicaja: 17 tiros libres anotados de 19 intentos.

Aún así, los lituanos lograron despegarse en el electrónico frente a un Unicaja que entró en un periodo convulso, con errores en defensa y una mala selección en el tiro (70-60, m.35) en los momentos decisivos, algo que pagó con su primera derrota (80-72) en un grupo que también integran Unics Kazan, Fiat Turín, Fraport Skyliners Frankfurt y Mornar Bar.

- Ficha técnica:

80 - Lietuvos Rytas (20+14+20+26): Seely (12), Sutton (12), Girdziunas (7), Kairys (15), Butkevicius (6) -cinco inicial-, Kramer (2), Bendzius (18), Echodas (8) y Normantas (-).

72 - Unicaja (13+23+19+17): Roberts (13), Jaime Fernández (2), Waczynski (9), Wiltjer (9), Lessort (16) -cinco inicial-, Díaz (4), Suárez (4), Shermadini (8), Díez (3), Salin (2) y Milosavljevic (2).

Árbitros: Zamojski (POL), Obrknezevic (SERB) y Thepenier (FRA).

Incidencias: Partido de la primera jornada del grupo D de la Eurocopa, disputado en el Siemens Arena de Vilna ante 5.493 espectadores