Seat comprueba los sonidos de sus vehículos en una cámara anecoica.

Seat comprueba los sonidos de sus vehículos en una cámara anecoica.

La marca automovilística Seat comprueba los sonidos de sus vehículos una cámara anecoica que aísla los ruidos exteriores para poder percibir cómo suena cada parte del automóvil, desde el motor o las ruedas girando hasta el cierre de una puerta y la ventilación.


"Por un lado, medimos el nivel de desagrado de los ruidos y comprobamos que estén reducidos al mínimo y, por otro, verificamos que los sonidos que queremos oír, los que hablan del vehículo, estén perfectamente definidos. Finalmente, trabajamos en la armonía de todos ellos", ha indicado el responsable del departamento de Acústica de Seat, Ignacio Zabala.

Tal como ha indicado la firma del grupo Volkswagen, ingenieros y técnicos prestan especial atención al motor y al escape, porque son "la voz" del coche. "Todos tenemos una idea muy clara del rugido de un motor deportivo. Por eso, nosotros comprobamos en la cámara anecoica que transmite lo que queremos", ha subrayado Zabala.

Los empleados de Seat evalúan el sonido del vehículo a través de varias herramientas de análisis, desde las más básicas, como el volumen o la distribución espectral, hasta otros parámetros más técnicos. "Por ejemplo, un leve tintineo nos puede poner muy nerviosos y molestarnos más que algo estridente", ha añadido el responsable de Acústica.

"No te sirve de nada que el coche tenga un gran aislamiento del exterior, si luego oímos la ventilación demasiado fuerte. Por eso tan importante es reducir ruidos y definir sonidos como conseguir una armonía entre todos ellos", ha añadido.