"indispensable" en todos los vehículos de la firma del Grupo PSA, así como una de sus "señas de identidad".

La arquitectura de los puestos de conducción de Peugeot permite que los datos aparezcan directamente bajo la mirada del conductor, haciendo que no sea necesario sacar los ojos de la carretera. "El i-Cockpit es un elemento clave en el placer de conducir que caracteriza a la marca", han subrayado desde Peugeot.


Entre los elementos principales de este puesto de conducción se encuentran un volante compacto, para ofrecer mayores sensaciones de conducción y aumentar la maniobrabilidad; una instrumentación elevada; una pantalla táctil de alta definición y una serie de interruptores que dan acceso directo a las principales funciones de confort.

"En el diseño de los Peugeot i-Cockpit se tienen en cuenta numerosas reglas de ergonomía, visibilidad y arquitectura. Pueden resumirse con esta pregunta: ¿Cómo lograr que cualquier conductor pueda disfrutar de un buen nivel de confort con un máximo de visibilidad hacia el exterior?", ha destacado la compañía.