Algo más que tres puntos (2-0)

Algo más que tres puntos (2-0)

El Málaga vence al Girona con total merecimiento tras ofrecer una imagen muy superior al cuadro catalán. Cifu y Sadiku firmaron los goles del equipo de Pellicer que respira una bocanada de oxígeno tras vencer cuatro jornadas después. Tete Morente, vital, con dos asistencias volvió a guiar ofensivamente al Málaga

Supo sufrir, supo tener oficio y también supo superar futbolísticamente a todo un Girona moldeado para estar en Primera División. El Málaga acaba sonriendo otra vez y doblega al equipo de Pep Martí, el entrenador que el año pasado supo eliminar al Málaga de Víctor. Ésta vez la pizarra de Pellicer fue superior y parece haber dado forma a un nuevo Málaga. 

De hecho el técnico blanquiazul repetía armazón defensivo con los tres centrales de Lugo: Juande, Lombán y Diego. Dejaba más libertad a los carrileros como Cifu y Juankar. Salvo Adrián, que entraba por Boula y Tete por Hicham, el plan de inicio era el mismo. 

Salió con brió el equipo malaguista y en el primer minuto ya tuvo un disparo Keidi Bare que no tuvo problemas en atajar Riesgo. Creía con más fe y oficio el Málaga sabeedor de lo que había en juego pero también porque futbolísticamente estaba maniatando aun Girona más centrado en el contacto y en las disputas. 

En el minuto 20 llegó el tanto malaguista. Una acción rápida y magnificamente ejecutada. Un robo de Juanpi permitió al venezolano servir a Tete que en el uno contra uno superó al defensa del Girona. Asistió milimétricamente a Cifu que llegó con potencia y de cabeza remataba picado ante un Riesgo que no pudo evitar el tanto. 

Se gustó el Málaga que circulaba con más rapidez y que veía como iba a tener superioridad numérica ya que dos minutos después Rivera dejaba a su equipo con uno menos. Roja directa tras un grosero pisotón a Keidi Bare. Incuestionable como incuestionable la veteranía o experiencia sacada por el Málaga en esta ocasión. Jugar con uno más ya lo conocía, véase Huesca, pero en esta ocasión el oficio fue otro. 

Casi antes de llegar al final de la primera mitad, Stuani no perdonó la única que tuvo. Remató y anotó pero ésta vez, y no como en Girona, el VAR le anulaba el tanto. Se libró ahí el Málaga y no tuvo más trabajo Munir en el primer tiempo. 

No pudo volver mejor el Málaga de vestuarios ya que a los cinco minutos Tete Morente sirvió el gol a Sadiku. Dos asistencias en el día de hoy y otra diana más para el albanés. Excelente movimiento de cuello y gran testarazo que no pudo hacer nada Riesgo. Minutos después tuvo Samu Sainz un buen lanzamiento pero Munir evitó el tanto. Una de las jugadas que pudo marcar el cambio del partido pero ésta vez el marroquí volvió a ser vital para su equipo. 

Supo salir a flote el Málaga en ese pequeño bajón emocional por el ímpetu del Girona y se rehizo al poner pausa y tranqulidad en el juego. Algo que se alteró por completo tras la expulsión de Adrián. El capitán a 20 minutos del final dejó también a su equipo con diez. Una acción inexplicable y que pudo comprometer a sus compañeros. Por fortuna el Girona no veía la luz y sí el Málaga que tenía el puñal en los dientes. No concedió errores y supo morder, apretar y tirar de casta y oficio. 

Incuestionable victoria para los blanquiazules que no tenían margen de error. Era ganar o casi activar la alerta roja. Sale reforzado mentalmente el equipo tras superar y anular a todo un Girona. Balón de oxígeno para lo que resta. Prudencia porque el agua, al menos de momento, no llega al cuello pero la marea puede subir...