Unicaja logró un valioso triunfo a domicilio frente al Monbus Obradoiro (83-85)

Un emocionante partido resuelto por una suspensión de Darío Brizuela sobre la bocina (83-85). Los malagueños se sobrepusieron a un mal inicio para acabar llevando las riendas del encuentro en la segunda parte, si bien, tras conseguir una ventaja de 9 puntos, los gallegos lograron empatar a falta de 2 segundos, tras lo que llegó la irrupción del escolta vasco, el mejor del Unicaja con 19 puntos y 24 de valoración.

No lograba el Unicaja contener al dúo Robertson-Enoch, lo que provocó que el Monbus Obradoiro cogiera las riendas del choque, llegando hasta la decena de ventaja (19-9). Con el Unicaja atorado en ataque, los puntos de Brizuela en la recta final le dieron aire al conjunto de Fotis Katsikaris (26-20).

Mejoraba la defensa el cuadro malagueño, liderado en ataque con un inspirado Jaime Fernández que anotaba y regalaba puntos a sus compañeros para estrechar el marcador. Pese a acciones aisladas de Robertson y Enoch, lograba remontar el Unicaja tras un tapón ilegal sobre Jaime (35-37). El conjunto local apretaba, produciéndose varias alternancias hasta que una canasta de Gal Mekel sellaba el 40-41 al descanso.

La igualdad no cesaba, con el Monbus Obradoiro respondiendo desde el perímetro los intentos malagueños de irse en el marcador. Con Bouteille y Brizuela produciendo, un 2+1 de Yannick Nzosa le daba la máxima hasta el momento al Unicaja (49-54, m. 25), si bien de nuevo Robertson y Enoch reducían diferencias, dinámica que continuó hasta el final del cuarto, con todo por decidir (60-62).

Un triple de Brizuela daba nuevo impulso a los malagueños a los pocos minutos (62-68), que lograba mantener la ventaja por medio de Alberto Díaz. Entraba el partido en un carrusel de tiros libres debido a la temprana entrada de ambos conjuntos en el bonus en el que el Unicaja sacó rédito, ampliando la máxima a su favor tras un gancho de Nzosa (67-75, +8). A partir de ahí, el Monbus Obradoiro, por medio de Enoch, aprovechaba la eliminación por faltas de Nzosa y Thomas para reducir distancias con un 7-0 para ponerse a uno. Y ahí, de nuevo, surgió Bouteille con 5 puntos consecutivos para dar aire a los malagueños (74-80).

Un triple de Brizuela parecía apuntalar la victoria tras darle la máxima a los malagueños (74-83), pero un 9-0 en el último minuto permitió igualar el choque a 83 tras bandeja de Oliver a falta de 2 segundos. Tiempo suficiente para que Brizuela, con una suspensión sobre la bocina, ganase el encuentro para el Unicaja (83-85). El escolta vasco fue el mejor del encuentro, con 19 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias y 24 de valoración.

Foto: Web www.unicajabaloncesto.es
crónica web www.unicajabaloncesto.
Video crónica: Anicet Lavodrama