Las playas de la ciudad de Málaga cuentan con cuatro nuevos vehículos eléctricos para limpieza

Las playas de la ciudad de Málaga cuentan con cuatro nuevos vehículos eléctricos para limpieza

Los operarios de Limasam, a partir de este martes, van a contar con cuatro nuevos vehículos eléctricos para la limpieza de las playas de la ciudad de Málaga.

En concreto, se trata de triciclos fabricados en Málaga por la empresa Urco. Estos nuevos modelos han sido presentados por la concejala de Servicios Operativos y Playas, Teresa Porras, acompañada del representante de Urco, José Manuel Pérez Gallego, en la Playa de La Malagueta.

Este nuevo instrumento de trabajo será usado por los operarios municipales en zona asfaltada y supondrá una mejora en el sistema de desplazamiento, con un límite máximo de velocidad de 25 kilómetros por hora.

Los cuatro triciclos son en régimen de alquiler y suponen 5.966,89 euros hasta final de año. La concejala Teresa Porras ha señalado que "con estas incorporaciones seguimos apostando por la energía sostenible y la calidad del servicio, así como por facilitar el trabajo a los empleados municipales".

Estos modelos de triciclos eléctricos están destinados al barrido y limpieza, así como a la retirada de papeleras. El equipo dispone de unos dispositivos laterales para depositar el resultado del barrido.

El equipo es eléctrico y cuenta con dos grupos de baterías en paralelo de gel. Cada grupo se compone de cuatro baterías en serie. Dispone de dos cargadores inverter a 220 v con capacidad de carga de 2,5 amperios por hora y paro automático de carga completa. El motor es de 48 V con consumo de 500 W.

La batería es de gel VRLA (Válvula de Plomo-Ácido Regulado), contiene ácido que ha sido gelificado por la adición de gel de sílice, convirtiendo el ácido en una masa gelatinosa. Los vehículos tienen una autonomía de entre 30 y 40 kilómetros por hora y ocho horas.

El coste por kilómetro de este tipo de transporte es notablemente inferior a los vehículos de combustión, con un precio aproximado de 0,34 euro por cada 100 kilómetros, muy inferior al de los motores de combustión. Además, otra gran ventaja de los vehículos eléctricos es que no contaminan ya que no consumen combustibles fósiles y por tanto no producen emisiones a la atmósfera de CO2.

Por último, han señalado que se elimina también la contaminación acústica, uno de los grandes problemas de las ciudades y núcleos de población.